Iontoforesis: el tratamiento de la hiperhidrosis sin efectos negativos a largo plazo

Iontoforesis: agua corriente y una débil corriente contra la sudoración

La ionto­fore­sis (elec­tro­fore­sis), o más conc­re­ta­mente la ionto­fore­sis con agua cor­ri­ente (LWI), es un pro­ced­imien­to ter­apéu­ti­co recono­ci­do por la med­i­c­i­na ofi­cial para tratar la sudo­ración exce­si­va (hiper­hidro­sis). En la ionto­fore­sis con agua cor­ri­ente, el área del cuer­po afec­ta­da por la sudo­ración inten­sa se tra­ta con cor­ri­ente con­tin­ua o cor­ri­ente pul­sante. A difer­en­cia de la ionto­fore­sis clási­ca, la ionto­fore­sis con agua cor­ri­ente no uti­liza ningún medica­men­to.

La tasa de efec­tivi­dad con­tra la sudo­ración es del 98 %. No tiene efec­tos neg­a­tivos a largo pla­zo. Es sen­cil­lo, seguro y económi­co.

Indicaciones de la iontoforesis para la hiperhidrosis:

La ionto­fore­sis se recomien­da prin­ci­pal­mente con­tra la sudo­ración inten­si­va en los pies, en las manos,en las axi­las y en la cara. Estas son las áreas del cuer­po que se ven afec­tadas con may­or fre­cuen­cia por la hiper­hidro­sis, pues son las que tienen una alta den­si­dad de glán­du­las sudorí­paras.
En caso de sudo­ración exce­si­va en las manos (hiper­hidro­sis pal­mar) o en los pies (hiper­hidro­sis plan­tar), las áreas afec­tadas del cuer­po se sumer­gen durante unos 15 min­u­tos en dos cube­tas de tratamien­to llenas de agua cor­ri­ente y se tratan con una débil cor­ri­ente por medio de unos elec­tro­dos. Las toal­las de tratamien­to evi­tan el con­tac­to direc­to de los elec­tro­dos con la piel. En caso de hiper­hidro­sis en las axi­las (hiper­hidro­sis axi­lar) o en la cara (hiper­hidro­sis facial), el tratamien­to se puede lle­var a cabo uti­lizan­do espon­jas axi­lares empa­padas en agua cor­ri­ente o una mas­car­il­la facial espe­cial.

¿Es la iontoforesis el mejor remedio contra la sudoración excesiva?

Que la ionto­fore­sis con agua cor­ri­ente es efi­caz con­tra la sudo­ración inten­sa es irrefutable (¡su tasa de éxi­to es del 98 %!) y ha sido proba­do en numerosas inves­ti­ga­ciones. Aunque todavía no se com­prende ple­na­mente cuál es el mecan­is­mo de acción exac­to. Según recientes des­cubrim­ien­tos, se con­sid­era que la cor­ri­ente eléc­tri­ca influye en los con­duc­tos nerviosos de las glán­du­las sudorí­paras. El tratamien­to ionto­foréti­co inhibe las glán­du­las sudorí­paras y las hace “sor­das” a las señales nerviosas (exce­si­vas) proce­dentes del cere­bro que des­en­ca­de­nan la sudo­ración exce­si­va.

La iontoforesis como tratamiento continuo económico, por ejemplo, en caso de sudoración intensiva en los pies

En com­para­ción con muchos otros méto­dos ter­apéu­ti­cos, la ionto­fore­sis no tiene efec­tos neg­a­tivos a largo pla­zo. Es posi­ble que se pro­duz­ca una leve pareste­sia (sen­sación de hormigueo o ardor) o irrita­ciones de la piel a cor­to pla­zo (enro­jec­imien­to) después del tratamien­to.

El tratamien­to es muy fácil de realizar, seguro, económi­co e inclu­so se puede aplicar a los niños.

Se tra­ta de un tratamien­to con­tin­uo que al prin­ci­pio, durante la fase ini­cial, debe repe­tirse a inter­va­l­os cor­tos y más ade­lante, durante la fase de man­ten­imien­to, a inter­va­l­os más lar­gos.

Aparte de la adquisi­ción ini­cial del dis­pos­i­ti­vo de ionto­fore­sis no hay más costes adi­cionales, por lo que el tratamien­to es muy económi­co a largo pla­zo.

¿Cubren los seguros médicos la iontoforesis?

La may­oría de los seguros médi­cos cubren los costes del dis­pos­i­ti­vo de ionto­fore­sis pre­via solic­i­tud con aportación de una val­o­ración médi­ca. El médi­co tratante puede exten­der­le la rec­eta cor­re­spon­di­ente. Antes de asumir los costes gen­eral­mente se sue­len exi­gir prue­bas de que la ionto­fore­sis está sien­do efi­caz en el tratamien­to de su hiper­hidro­sis. Por esa razón, será nece­sario lle­var a cabo un tratamien­to ini­cial en casa o bajo la super­visión del médi­co tratante. Para que pue­da lle­var a cabo este tratamien­to ini­cial en su casa, le ofre­ce­mos la posi­bil­i­dad de pedirnos presta­do un dis­pos­i­ti­vo de ionto­fore­sis.

La iontoforesis con agua corriente es uno de los métodos terapéuticos más seguros para la hiperhidrosis, sin embargo…

tam­bién exis­ten gru­pos de per­sonas para los que el tratamien­to no es ade­cua­do, como las mujeres embarazadas o los pacientes con mar­ca­pa­sos u otros implantes metáli­cos. Además, antes de ini­ciar el tratamien­to es nece­sario quitarse las joyas. Siem­pre que se obser­ven todas las con­traindi­ca­ciones, no hay nada que imp­i­da un tratamien­to seguro.

Las ventajas del tratamiento iontoforético HIDREX de un vistazo:

  • Aplic­a­ble a todas las for­mas de hiper­hidro­sis local pri­maria.
  • Efi­ca­cia proba­da en inves­ti­ga­ciones.
  • Méto­do ter­apéu­ti­co seguro y sin ries­gos.
  • Sin efec­tos neg­a­tivos a largo pla­zo.
  • No inva­si­vo y sin medica­men­tos.
  • Cubier­to por los seguros médi­cos.

« Volver a la com­par­a­ti­va de los tratamien­tos para la hiper­hidro­sis

Información detallada sobre otras posibilidades terapéuticas de la hiperhidrosis: