Legrado por aspiración: el procedimiento quirúrgico típico contra la sudoración en las axilas

Extirpación de las glándulas sudoríparas de las axilas

Exis­ten 3 pro­ced­imien­tos quirúr­gi­cos para extir­par las glán­du­las sudorí­paras de las axi­las: la extir­pación, el ras­pa­do y el legra­do por aspiración. Dado que el legra­do por aspiración es actual­mente el pro­ced­imien­to quirúr­gi­co más común y apropi­a­do para el tratamien­to de la sudo­ración exce­si­va en la zona de las axi­las, pro­ced­er­e­mos explicar este méto­do ter­apéu­ti­co con más detalle. Los tres pro­ced­imien­tos men­ciona­dos solo pueden uti­lizarse con­tra la sudo­ración de las axi­las.

Extirpación mínimamente invasiva de las glándulas sudoríparas

El legra­do por aspiración con­siste en una com­bi­nación de legra­do y aspiración. Esto quiere decir que las glán­du­las sudorí­paras en el área de la axi­la son ras­padas y aspi­radas al mis­mo tiem­po. Para ello se real­izan tres pequeñas inci­siones a través de las cuales se inser­ta una cánu­la espe­cial en el área de la axi­la. Debido a que esta inter­ven­ción quirúr­gi­ca solo causa lesiones leves en la piel y en los teji­dos blan­d­os, el legra­do por aspiración de las glán­du­las sudorí­paras es con­sid­er­a­do un pro­ced­imien­to quirúr­gi­co mín­i­ma­mente inva­si­vo.

La inter­ven­ción se puede realizar de for­ma ambu­la­to­ria y con aneste­sia local, la lla­ma­da aneste­sia tumes­cente. Después de la inter­ven­ción, las inci­siones son pro­vis­tas de suturas cutáneas adhe­si­vas estériles y se apli­ca un ven­da­je com­pre­si­vo absorbente. El ven­da­je com­pre­si­vo debe lle­varse durante 1–2 días y el mate­r­i­al absorbente debe cam­biarse con fre­cuen­cia.

Resultado de la aspiración de las glándulas sudoríparas

El legra­do por aspiración suele dar muy buenos resul­ta­dos: la sudo­ración de las axi­las se nor­mal­iza o inclu­so se detiene por com­ple­to. El resul­ta­do de la operación es per­ma­nente, por lo que no suele ser nece­saria una segun­da inter­ven­ción. No obstante, es muy difí­cil extir­par todas las glán­du­las sudorí­paras con este pro­ced­imien­to. Las glán­du­las sudorí­paras que no se han podi­do extir­par se regen­er­an después de unos meses. Esa es la razón por la que el resul­ta­do final no puede ser val­o­rado has­ta medio año más tarde. En algunos casos, las glán­du­las sudorí­paras restantes pueden seguir seg­re­gan­do tan­to sudor que el paciente con­tinúa sin­tién­dose lim­i­ta­do por la sudo­ración en la vida cotid­i­ana.

Efectos secundarios del legrado por aspiración de las glándulas sudoríparas

A pesar de que esta téc­ni­ca solo es mín­i­ma­mente inva­si­va, el legra­do por aspiración sigue sien­do un pro­ced­imien­to quirúr­gi­co con los ries­gos que eso impli­ca, como infec­ciones y trastornos de cica­trización.

Después de la inter­ven­ción pueden darse hematomas, dolores en la heri­da, hin­c­hazón, enro­jec­imien­to, trastornos de cica­trización con for­ma­ción de teji­do cica­tri­cial y, con mucha fre­cuen­cia, pér­di­da o reduc­ción del vel­lo en el área de la axi­la. Tam­bién puede darse una sen­sación de entu­mec­imien­to de la piel en la zona de la fosa axi­lar durante un tiem­po pro­lon­ga­do. En algunos casos, el legra­do por aspiración puede causar una sudo­ración com­pen­sato­ria. En casos ais­la­dos pueden dañarse los nervios cutá­neos más pequeños en la parte inte­ri­or del bra­zo.

¿Cuándo no está indicado el legrado por aspiración?

El legra­do por aspiración no debe realizarse en caso de infec­ciones cutáneas agu­das en el área de la axi­la, dia­betes, sis­tema inmu­ni­tario debil­i­ta­do o trastornos de cica­trización.

¿Cuánto cuesta el legrado por aspiración de las glándulas sudoríparas contra la sudoración axilar?

El coste del legra­do por aspiración suele situ­arse en el ran­go medio de los cua­tro dígi­tos.

¿Cubren los seguros médicos el legrado por aspiración?

No existe ningu­na seguri­dad de que los seguros médi­cos públi­cos se hagan car­go de los costes del tratamien­to. Los costes del legra­do por aspiración pueden estar cubier­tos en casos con­cre­tos pre­via aportación de una val­o­ración médi­ca. Es recomend­able con­sul­tar pre­vi­a­mente a su seguro médi­co públi­co antes de comen­zar el tratamien­to. Los seguros médi­cos pri­va­dos sue­len cubrir el legra­do por aspiración de las glán­du­las sudorí­paras.

Beneficios y riesgos del legrado por aspiración de las glándulas sudoríparas en comparación con el tratamiento iontoforético HIDREX

El legra­do por aspiración de las glán­du­las sudorí­paras solo puede apli­carse para la sudo­ración axi­lar. La ionto­fore­sis, en cam­bio, per­mite tratar las manos, las axi­las, los pies, la cabeza o la cara y, en casos espe­ciales, la espal­da sin los ries­gos aso­ci­a­dos a una inter­ven­ción quirúr­gi­ca mín­i­ma­mente inva­si­va. Otra ven­ta­ja es que, por lo gen­er­al, los costes del tratamien­to ionto­foréti­co están cubier­tos por el seguro médi­co pre­via aportación de una val­o­ración médi­ca.

 

« Volver a la com­par­a­ti­va de los tratamien­tos para la hiper­hidro­sis