Tratamiento con láser contra la sudoración: mínimamente invasivo, pero con intervención quirúrgica

Extirpación de las glándulas sudoríparas con láser

El tratamien­to con lás­er (LSA, Laser Sweat Abla­tion) solo se apli­ca en caso de hiper­hidro­sis axi­lar (sudo­ración inten­sa en las axi­las). El lás­er se intro­duce bajo la piel de la fosa axi­lar del paciente. Para ello es nece­sario hac­er una pequeña incisión. Esta es la razón por la que el tratamien­to con lás­er se ha clasi­fi­ca­do como un méto­do ter­apéu­ti­co mín­i­ma­mente inva­si­vo para la hiper­hidro­sis. El rayo lás­er intro­duci­do calien­ta las glán­du­las sudorí­paras has­ta el pun­to de que­mar­las o escle­rosar­las. De este modo se inhibe la activi­dad de las glán­du­las sudorí­paras y, en con­se­cuen­cia, la pro­duc­ción de sudor. La inter­ven­ción se puede realizar de for­ma ambu­la­to­ria.

Algunos médi­cos tam­bién uti­lizan el tratamien­to con lás­er en com­bi­nación con el legra­do por aspiración de las glán­du­las sudorí­paras. Después de la escle­ro­sis de las glán­du­las sudorí­paras por medio del rayo lás­er, las glán­du­las se ras­pan y se aspi­ran.

Tratamiento de la sudoración más suave con láser, pero los riesgos persisten

Se con­sid­era que el tratamien­to con lás­er es más suave para el teji­do y menos arries­ga­do que el legra­do por aspiración de las glán­du­las sudorí­paras. A pesar de ello, sigue sien­do un pro­ced­imien­to mín­i­ma­mente inva­si­vo que requiere de una inter­ven­ción quirúr­gi­ca con todos los ries­gos que esto supone. Después de la escle­ro­sis de las glán­du­las sudorí­paras puede darse un ligero enro­jec­imien­to y trastornos de pig­mentación en las fos­as axi­lares. El calor tam­bién puede causar trastornos cir­cu­la­to­rios y que­maduras.

¿Cuánto cuesta un tratamiento con láser contra la sudoración?

El coste del tratamien­to suele situ­arse en el ran­go medio de los cua­tro dígi­tos.

¿Cubren los seguros médicos el tratamiento con láser?

No existe ningu­na seguri­dad de que los seguros médi­cos públi­cos se hagan car­go de los costes del tratamien­to. Es recomend­able con­sul­tar pre­vi­a­mente a su seguro médi­co antes de pro­ced­er con la inter­ven­ción quirúr­gi­ca. Después de la val­o­ración médi­ca, los costes del tratamien­to se reem­bol­sarán en casos con­cre­tos.

Beneficios y riesgos del tratamiento con láser en comparación con el tratamiento iontoforético HIDREX

El tratamien­to con lás­er úni­ca­mente puede uti­lizarse para el tratamien­to de las axi­las. El tratamien­to ionto­foréti­co, en cam­bio, se puede aplicar en las manos, en los pies, en las axi­las, en la cara o en la cabeza y en la espal­da. El tratamien­to con lás­er es mín­i­ma­mente inva­si­vo y, por con­sigu­iente, no está exen­to de efec­tos secun­dar­ios. El tratamien­to ionto­foréti­co HIDREX, por su parte, prác­ti­ca­mente no pre­sen­ta efec­tos secun­dar­ios.

 

« Volver a la com­par­a­ti­va de los tratamien­tos para la hiper­hidro­sis

 

Información detallada sobre otras posibilidades terapéuticas de la hiperhidrosis: